lunes, 17 de noviembre de 2008

Sobre el bien y el mal.

Bueno, hoy toca tostón filosófico - metalero. Así que el que esté dispuesto a leerlo, o no tenga nada que hacer, aquí va:
Hoy escribiré sobre el bien y el mal.
Para mí, el bien y el mal es relativo: algo (sea una acción, hecho o demás) puede ser malo para una persona, pero en cambio para otra resultar muy beneficioso. Para mí no existen el bien y el mal, ya que creo que depende de la perspectiva y de la persona a la que le pase el suceso. Pongo un ejemplo extremo: eres un ladrón, y ves a una mujer andando sola por la noche en la calle. Es una víctima perfecta para robarle el bolso. Así que te lanzas a por el bolso y te haces con él. ¿Esta acción es buena, o es mala? Mucha gente te diría que robar está mal, pero nosotros solo estaríamos mirando desde la perspectiva de la mujer. Para ella sí que es malo, puesto ha perdido algo que quería/necesitaba. En cambio, para el ladrón es bueno, ya que ha obtenido lo que quería.
Este ejemplo que a priori parece extremo, resume bastante bien el concepto de relativismo del bien y el mal que intento explicar. Para los que no creáis esto del relativismo del bien y el mal, simplemente aplicadlo a vuestra vida cotidiana: tal vez un suceso que a vosotros os venga bien, a uno de vuestros amigos/compañeros/etc le sea nefasto.
Ahora bien, no podemos andar por la vida haciendo todo aquello que queramos porque es bueno para nosotros; no ya por las leyes, sino por pura supervivencia: nos granjearíamos demasiados enemigos, puesto que hay veces que para obtener aquello que queremos tenemos que "pasar" por encima de alguien o hacer acciones que sean negativas para cierta persona. Como es lógico y muy humano, esa persona tomará represalias y se vengará en la mayoría de los casos, pero este es otro asunto que trataré en otro momento.
Por eso, antes de hacer algo, debes analizar varios aspectos, tales como si es beneficioso para ti, si dañará a alguien que te importa (en el fondo repercute en tí) y si, en el caso de que dañe a alguna persona, las posibles represalias/venganza que pueda tomar.
Básicamente, debes analizar los riesgos/beneficios, y a partir de ahí, seguir tu criterio, e intentar no dejarte influir en los demás, ya que a veces la gente intentará influir en tus decisiones para salir ellos beneficiados, aunque no siempre es el caso.
Así, volviendo al caso del ladrón, tal vez debería no haber robado el bolso de esa mujer, puesto que ahora tiene a toda la policía detrás suyo, con lo que tal vez no le haya salido tan rentable el asunto.
Otro asunto es lo que se serían los hechos que afectan a un colectivo, tales como por ejemplo una subida de sueldo en un sector determinado de trabajo. Beneficia a todo un colectivo, aunque por otra parte es negativo para otro colectivo (los empresarios, que tendrán que pagar más).
De aquí se puede extraer una noción que yo considero muy valiosa: toda acción, por positiva que sea, tiene una reacción que suele ser negativa en la mayoría de los casos. Esta reacción es probable que no nos afecte a nosotros, pero es más que probable que algo o alguien salga perjudicado por x hecho. Así que, como he dicho, analizad las cosas antes de hacerlas, puede que os evitéis más de un problema. ¿Y ahora bien, lector, cuál es tu opinión respecto al tema?
Espero que os haya gustado la entrada; espero vuestros comentarios!
Os dejo un vídeo, esta vez le toca a Accept con su genial Balls to the walls (esta canción salía en Guitar Hero: Rock de los 80):