lunes, 23 de febrero de 2009

El rencor

Bueno, otra vez Domingo (a estas horas que son ya, lunes). Hoy toca rollo filosófico-pensamiento, y hoy voy a hablar de el rencor, eso que todos hemos sentido en algún momento de nuestras vidas.
El rencor es ese sentimiento que se tiene cuando una persona nos ha hecho daño y queremos devolvérsela a toda costa. No es venganza, aunque pueda parecerlo; para mí, se diferencia principalmente de esta emoción en que el rencor incluye el odio. Sería algo así: Rencor = venganza + odio, pero odio desde el interior, un odio profundo y bien arraigado en nuestro interior.
La diferencia con la venganza es que esta, aparte de ser más corta en el tiempo (el rencor puede durar años; la venganza suele ser más instantánea, más rápida en su ejecución) es que el efecto del rencor, si se ejecuta, suele ser más premeditado y planeado; la venganza es más oportunista, depende del momento.
¿Cómo controlar esto? Difícil respuesta. Supongo que depende de la persona, del daño causado, del momento emocional... y de mil variables más. En definitiva, de la situación. Y para evitarlo es fundamental saber perdonar, y, más aún, querer perdonar el daño.
Una cuestión fundamental es, ¿sería bueno perdonar el daño? Creo que, como antes, depende de la situación. Tal vez el rencor nos sirva como instrumento de autodefensa, para evitar que nos vuelva a pasar la misma situación una y otra vez; sería como un post-it de las malas experiencias.
Mañana más.
Kreator - Fatal Energy

Pedazo de canción de mi disco favorito de Kreator.

4 comentarios:

Kassiopea. dijo...

Sinceramente, a mi me han hecho cosas que no me da la gana perdonarlas. Y en cuanto tenga oportunidad de venganza, me vengaré de eso no hay duda. En cambio, según qué cosas o según de qué personas las puedo perdonar sin problemas.

Maybellene dijo...

LA verdad que no soy nada vengativa ni siquiera rencorosa. Cuando conozco a alguien, no suelo confiar al 100% en esa persona, no pongo la mano en el fuego por nadie, y estoy acostumbrada a decepciones. No sé, creo que forman parte d las relaciones humanas. Cuando se trata de algo gordo, suelo tirar por la ignorancia y el pasotismo. No me va la acción ni perder el tiempo con nadie. Y sí, a ciertas personas les guardo rencor, pero el tiempo pone a todos en su lugar, y tampoco deseo mal a nadie. Cada uno con lo suyo. Seguramente yo haya hecho mucho daño a otras personas, incluso sin querer. El mundo de las relaciones con los demás es tan complicado...

Menda dijo...

Y si uno no quiere perdonar?
Entonces?



Lo siento, soy rencorosa.Puedo desdibujar algo con mi olvido, pero no perdonarlo.

Metallica dijo...

Kassiopea: te pasa igual que a mí. Hay cosas que, hasta que no pasa el tiempo o no me vengo no me quedo a gusto, mientras que otras son más fáciles de perdonar.
Maybellene: yo también estoy acostumbrado a decepciones, pero creas o no, poco a poco te vas abriendo a las personas... y cuando te la juegan una y otra vez, y después otra, sólo quieres venganza, aunque sólo sea por placer, por devolvérsela.
P.D: a ver si hablamos!
Menda: bienvenida al club... yo también me considero rencoroso, aunque también sé perdonar.
Un saludo a tod@s y gracias por comentar!