jueves, 23 de abril de 2009

La vuelta del chapista

Joder, qué cansado estoy. Y comparado con ayer, no he hecho nada... yo es que no puedo estar sentado xD.
Hoy, por fin, llegaba el chapista con el que supuestamente estaba asignado. Se había ido a hacer un curso a Alicante, así que hoy venía. En cierto modo me alegro, porque con él no lijamos ni enmasillamos, pero por otra parte, me deja menos a mi aire, aunque me río mucho con él.
Así que hoy, tocaba sacar bollos con la multifunción. Así nos hemos tirado toda la mañana, así que entretenido (entre preparar el coche, soldar las piezas para luego tirar, estirar y volver a repetir, casi se nos pasa el almuerzo...).
Tras comer unos calamares a la romana cojonudos, de vuelta al tajo. Primero, papeleo (también hay que hacerlo, así que mientras él sacaba los cálculos, yo miraba cómo los hacía). Luego, pues a desmontar y montar puertas (el coche en el que estamos lleva una hostia bastante gorda: las 2 puertas de un lateral, la aleta, la rueda destrozada... un solar, vamos) cerraduras, etc, etc, etc...
Así que se hacen las 7. Como mi padre tenía que currar hoy (hay días que hace papeleo en casa), me ha recojido en su coche. Joder, de lo que me dolían los pies de estar de pie, no creo que hubiera podido conducir... así que me ha venido de puta madre.
Tenía intención de tocar la guitarra aunque fuera 15 minutos, pero se ha quedado ahí, mi cuerpo no estaba para muchos trotes. Tras mucho esfuerzo, he conseguido ir para clases de bushido: hoy resulta que no había, porque en el salón donde entrenamos, había una reunión urgente de vecinos... y no nos avisan. Así van las cosas en el pueblo.
Total, que me he ido a ver a mi novia.
System of a Down - Toxicity

Temazo y discazo.

2 comentarios:

Lito dijo...

deben estar muy buenos esos calamares

Metallica dijo...

Lito: pues ya ves si están buenos. Gracias por pasarte!