viernes, 3 de julio de 2009

Cómo perder la mañana por una gilipollez

Pues eso, como reza el título: cómo perder la mañana por una gilipollez (Crónica de una mañana desperdiciada):
Hoy me tocaba ir al instituto a Murcia capital a hacer unos trámites. El turno de atención empezaba a eso de las 9, y allí van como en la pescadería: hay que pillar número en un expendedor rojo de tickets.
Cuál es mi alegría cuando, tras sacar un número, veo que pone "B12". Y el contador iba por el 4... aunque me parecía raro, dado la gente que había allí.
Más, tarde, mi gozo en un pozo: resulta que, iban numerados, y yo llevaba, el 12, efectivamente, pero de la serie B... y aún iban por la A.
¿El resultado? hasta las 11:15 no me atienden, y a las 11:30 he terminado...
Es decir, he perdido DOS HORAS de mi vida, sentado, para 15 minutos...
Definitivamente, el sistema no funciona...
Una vez de vuelta, como estaba reventao (mi manía de trasnochar: había dormido 4 horas escasas) y quería ver a mi novia, pues me he ido a verla, pasando de tocar...
A la vuelta, me he puesto al PC, que apetecía jugar un rato.
Tras comer, mis 4 horas de sueño me pedían que durmiese más, y eso he hecho: una minisiesta, y listo. Digamos que mi cuerpo se ha acostumbrado a esa falta de sueño, y ahora dormir 8 horas es demasiado... creo que soy una persona demasiado activa, quiero hacer muchas cosas en poco tiempo... aunque eso no es malo, ¿o no?
Tras merendar, al gimnasio: hoy, otro buen tute en bushido... y con el calor que hacía. Luego, a por la novia otra vez, y tras cenar, un rato con los colegas.
Y ahora, creo que va tocando hacer eso que se hace cuando estás cansado: ¿lo llamaban dormir?
Megadeth - Symphony of Destruction

Con Megadeth, yo y la carretera somos uno en el coche...

2 comentarios:

Lito dijo...

el sistema no funciona en ninguna parte!

Metallica dijo...

Lito: ya... pero se siente más cuando te afecta directamente.
Un saludo!