martes, 18 de agosto de 2009

Sábado: a remojo.

Joder, menuda nochecita... sin poder dormir. Pero es lo que hay...
Nos despertamos. Es tarde. Mi novia se encuentra mal, así que por la mañana nos quedamos en el piso, ella, yo y su hermano.
Comemos. Como se encontraba mejor, tras dormir un poco la siesta, nos vamos a la playa.
Hoy las olas venían con menos fuerza que ayer, pero, aún así, si te empeñabas en cojerlas (la misma técnica que los surfistas) podrías acabar contra el suelo... Cosa que nos pasaba al hermano de mi novia y a mí. Como el viernes perdí mis gafas por una ola que me golpeó demasiado fuerte (hizo que mi cabeza se clavara en el suelo), tocaba joderse y que me escocieran los ojos. Pero aún así, me lo pasé bastante bien.
Por la noche, fuimos al mercado medieval, a cenar con sus padres. Luego nos quedamos mi novia, su hermano y yo a tomarnos unos cócteles (una capiroska, por cierto, que estaba de muerte) y a darnos una vuelta por el mercado, a ver lo que había por ahí.
Cuando su hermano se recojió, nos fuimos nosotros 2 a dar un paseo a la orilla de la playa.
Y luego, a sobar... que el día había sido largo.
Black Sabbath - Hand of Doom