martes, 13 de octubre de 2009

De animales y personas.

Hoy (aunque debería haberlo hecho ayer) hablaré de las relaciones existentes entre los seres humanos y los animales...
Ahora mismo, mientras escribo este post, mi gato está acostado en SU sitio... es decir, en mi habitación tiene un sitio asignado para él (antes tenía su propia silla... y no es coña: siempre decía que tenía más derecho a sentarse que mis amigos...).
¿Qué quiero decir con esto? Que, a los que nos gustan los animales (entre los que me incluyo) se crea un cierto vínculo especial entre ellos y nosotros, sobretodo cuando pasamos mucho tiempo cerca de ellos: son casi como personas (por cierto, tienen personalidad, demostrado en estudios, no es que lo diga yo...).
Por ejemplo, basta que le diga a mi gato, cuando voy a mi habitación que se venga para que, si no está a gusto (ya sabéis como son los gatos...) se venga conmigo... incluso sabe muchas veces a dónde voy, o cuando paso mucho tiempo fuera me echa de menos, etc.
Igual pasa con los perros: tuve uno que era como mi hermano... cuando era pequeño, incluso me protegía, y cuando salíamos por el campo, iba delante de mí, y, extrañamente, siempre iba hacia donde yo iba... y sin mirar atrás.
Esto dice mucho de los animales: en mi opinión, pueden llegar a aprender ciertas rutinas nuestras, e incluso saber lo que vamos a hacer.
Nosotros también podríamos aprender mucho de ellos... es cuestión de fijarse.
Motley Crüe - Wild Side

Por cierto que mi gato cuando voy a tocar se mete en mi habitación... ¿metalero como yo??