lunes, 19 de octubre de 2009

Sábado de cursos (otra vez).

Me levanto, roto... me acosté a las 4 largas, son las 9 y poco.
Desayuno, me visto y ale! Cuando llegan mis compañeros guitarriles, para los cursos, escuchando Overkill (sí, me ha vuelto a dar fuerte por ellos otra vez...) en el coche. Vamos tres, y mis 2 colegas flipan (uno ha ecscuchado poco Overkill y el otro casi nada). Si es que, cuando un grupo vale, vale...
Llegamos, batiendo un récord: solo 10 minutos tarde!!
Hoy era la segunda parte del curso de la semana pasada: lo que me extrañaba es que había muy poquísima gente... supongo que será debido a que, al ser tanta teoría (a nadie le gusta) pues la gente ha decidido no venir...
Cuando terminamos nos quedamos un rato hablando con mi maestro de guitarra (es uno de los que imparte cursos en esta asociación) y el guitarrista de Voodoo Rain (peazo de grupo). Joder, como saben de música... cualquier estilo, han escuchado de todo...
Vuelta a casa. Como. Me apalanco en el sofá, y cuando estoy cojiendo el sueño, suena el puto timbre...
Cojo las cosas y a ensayar. Pero antes pasamos a por una amiga que ha venido de la capital (era la semana joven aquí en mi pueblo). Y allá vamos.
Joder, no hay color. Con un bajo todo suena mucho mejor... menos cuando el batería se emociona y empieza a correr (también es verdad que cuando hay más peña te sueles poner más nervioso, y esta tarde estaba el local lleno).
El grupo suena mejor, excepto que a veces se embarulla todo... como yo digo, suena a "verbena". Aún no nos hemos conjuntado bien del todo, la peña empieza a correr y pasa lo que pasa... vamos un poco descoordinados aún.
Por la noche, tras ensayar: primero con mi novia (como debe ser) y luego pues, de cerveceo por ahí con los colegas, hasta las tantas: me gusta la sensación de vivir sin horario... no me hace falta mirar el reloj, no existen preocupaciones. Sólo estar con los colegas y pasarlo bien, el resto del mundo dá igual...
Overkill - The end of the line

¿He dicho ya que estoy enganchado a estos monstruos?