lunes, 30 de noviembre de 2009

Un sábado cualquiera.

Eso es: un sábado cualquiera. Me levanto, me visto y desayuno. Listo para lo que me depare el día...
Me pongo a estudiar, hasta eso de las 3:30. Un rato al PC y a comer.
Veo un documental sobre los escuadrones de la muerte nazis (estos cerdos nunca dejan de sorprenderme... ¿alguien sabía que los campos de concentración se crearon por motivos prácticos y económicos?).
Cuando termina, piro a ensayar.
Hoy se supone que metíamos la nueva canción: Bloodline. Peero la mayoría de la peña (entre los que me incluyo) no nos la hemos podido aprender al dedillo. El batería solo se sabía un riff, el otro guitarra no había huevos a que se sacase un ritmo, yo me la había mirado pero me faltaban algunas partes, y el bajo... el bajo sí se la sabía.
Pero no jodas, el bajo siempre es lo más fácil xD.
Termina el ensayo, y a cenar con mi novia. Cuando termino de cenar con ella y se recoje, llamo a mis colegas... que también andaban a punto de irse.
La razón: pues hay varias. Entre que habían chapado el bar a las 2 (gracias, maderos) y hacía un frío de cojones pues... así que pasamos por los kioskos y enseguida cada uno a su casa.
Ozzy Osbourne - Crazy Train

¿A quién no le gusta??